lunes, 17 de abril de 2017

Una chica diferente

Si querías regalarle unos versos,
tenían que ser en una carta, a puño y letra,
con perfume humano.

Si querías regalarle una cena,
no te iba a dejar, la mitad seguro lo pagaba ella.
No le podías discutir.

No le gustan los zapatos,
prefiere algo pequeño, un detalle.

Si querías regalarle una flor,
debía ser una maceta, con raíces, con vida.

No le importa el sexo,
prefiere pasar la noche entera
hablando de cosas de la vida.

Su elegancia no son los caros vestidos de seda
que sólo va a usar una vez, tal vez, dos.
Prefiere los libros, una elegancia diferente,
con más valor que unos cuantos dólares.

Le gustan los cuadros, sí,
pero para observar el mar
prefiere estar frente a las olas.

Tiene carácter,
no se deja engañar o manipular.

Sincera.
Hasta tirar tu ego muy lejos de tu alcance.

No juegues con ella,
conoce más que vos las fichas y el tablero,
no es tuyo, si no de ella el juego.

Una chica diferente,
capaz de cambiarte sin que te des cuenta.
Una chica que no cualquier hombre merece y completa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡No te olvides de dejar tu comentario!