viernes, 17 de marzo de 2017

Desamor de una amistad

Ya nada.
No queda un “nosotros”.
Ignorarnos cada vez que algo sale mal,
ya ni pensamos cómo lo podemos solucionar.

Yo no te puedo devolver nada que lo que me das,
así que mejor no me des más.

Cuando, a pesar de los kilómetros, no existía distancia... ya de eso hace tiempo.
Ahora, aunque estemos a centímetros, hay una pared entre los dos.

Ya no me intentas detener cuando quiero huir,
ya no quiero que me detengas cuando me quiera ir.

Desamor, interrupción, una amistad, una separación.

Ya no hay lágrimas,
los dos sabemos que está bien,
no necesitamos un abrazo,
hay una carrera en la vida,
y aunque vayamos para lados diferentes,
no podemos dejar de correr.

¿Quién sabe?
Tal vez algún día nos volvamos a ver,
cada uno con su vida armada,
y sabiendo que del “nosotros” no queda nada.

—Camila Acosta

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡No te olvides de dejar tu comentario!