lunes, 26 de diciembre de 2016

Vuelo

Vuelo sin necesidad de despegar los pies del suelo.
Vuelo con cada palabra, cada frase, cada párrafo, cada texto.
Vuelo por el mundo sin necesidad de moverme de mi lugar.
Vuelo hasta el cielo con cada sueño.
Vuelo cerca de la luna con cada intento.
Vuelo sin parar, es mi manera de avanzar.
Volar me hace libre y puedo conseguirlo sin ni siquiera mirar al cielo.
No tengo miedo a caer, no me va a pasar nada.
Con mis alas puedo rozar las estrellas, sentir el viento en mi cara y la lluvia en mi espalda.
Volé, vuelo y volaré con cada pasión que hay en mi corazón.
Mis alas no se ven, no se tocan. Mis alas sólo las percibe el que cree en volar.
La última vez que volé estaba acostada en mi cama. Salí volando sin mover un músculo y fui muy alto. Me hice amiga de la luna y estuvimos hablando sobre volar.
La magia de volar no es nada más ni nada menos que creer que se puede. “Volar” y “Creer” van de la mano y forman el “Poder”.

¿Crees que vuelas para poder hacerlo?

—Camila Acosta

2 comentarios:

¡No te olvides de dejar tu comentario!