domingo, 21 de agosto de 2016

No me desvíes la mirada porque te estoy hablando

Ni se te ocurra ignorarme, esto es importante.
Puede ser que estés pasando un mal momento, horrible, muy muy feo. Pero no te desanimes.
Hay gente que este dispuesta a apoyarte, si no me crees, si no crees que la gente de tu alrededor está para ayudarte, me tenes a mi. Yo estoy y no me voy a ir.

La vida aveces nos da golpes muy duros, golpes que casi matan. Pero solo son un casi, nunca son tan fuertes como para llegar a arrebatarnos la vida entera. No son golpes para llorar, son golpes para aprender, sacar la enseñanza de ellos y seguir adelante con un nuevo conocimiento y una gran arma para la batalla del día a día.

¿Quién dijo que esos días en lo que todo va mal, no hay que sonreír?. Se sonríe porque se aprendió algo. Todo lo que nos pasa nos deja si o si, un nuevo punto de vista. No hay que largarse a llorar, no sirve de nada, no soluciona las cosas, ni tampoco te van a dar un helado por ello. ¡Arriba el ánimo! no todo es tan malo, siempre tiene un lado positivo, aunque sea invisible a tus ojos, tal vez es sensible para el alma.

No, no me desvíes la mirada que es a vos a quien le estoy hablando. La vida es muy corta, y aveces demasiado, ¿Acaso te la vas a pasar llorando? Ni se te ocurra. Tal vez tengas mil razones para hacerlo, pero seguro tenes dos mil para no hacerlo. Y si no... se buscan, yo te ayudo.

Pensaste en lo malo, ¿Y lo bueno? ¿Y lo que realmente importa? Todo eso que te hace mal no importa nada, y hay que mandarlo a la mierda, sin filtros. Catapulta y directo a la mierda. Sacalo, adiós, no vale nada, no sirve, chau. ¿Quedó claro?

Ahora, a la balanza. De un lado, lo que te importa, lo que te impulsa a vivir, del otro, lo que queda. ¿Resultado? Hay más razones para estar feliz que llorando. Después de tremendo proceso de tirar todo lo que no sirve, no me vas a decir que no queda nada bueno. Si no, lo volvemos a intentar hasta que salga.

Tal vez la vida es una autentica arpía, y te da donde más duele. Nos pasó a todos, a mi incluso. Pero no le hagas caso, que si la ignoras se va a aburrir y te va a dejar en paz.

Lo importante de todo esto es que seas FELIZ. No le des importancia a lo que no, ni le restes a lo que si. Así vas a poder vivir como se debe y gozar de lo que tenes entre tus manos. Te lo prometo.

-Camila Acosta

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡No te olvides de dejar tu comentario!