sábado, 16 de julio de 2016

Randomanía

Tal vez necesitamos estar sin rumbo para saber a dónde ir. Empezar hablando de cualquier cosa para terminar explicando un tema en particular.

Tenemos que pararnos una vez en la vida, lo más antes posible. Justo cuando no sabes que dirección tomar. Mirar a todos lados y elegir la opción que nos muestra aquello que más nos gusta. Por una vez en la vida, dejar las obligaciones de lado y priorizar nuestra pasión. Darnos cuenta que, si le hacemos un lugarcito en cada día de nuestra vida, la vamos a pasar mejor.

Sobresalir. Ese es el secreto. Resaltar. No es lo mismo que llamar la atención o presumir, es algo más humilde y mucho más divertido que nos da lugar a destacarnos en eso que tenemos habilidad.

Ver desde otro prisma. Dejar de hacer las cosas en modo automático y darles y poco de importancia. Crear momentos, no días. Empezar a vivir al máximo, todo, hasta lo malo. ¿Si no para que existe el luto? Las pérdidas de todo tipo se viven, algunas son un poco más violentas y otras son tan inofensivas que causan risa.

Pararse, dejar de pensar y hacer eso. Esa cosa que tanto nos gusta. No afecta a nadie, lo hacemos por nosotros. Y la magia surge sola. Sobresalimos automáticamente y creamos felicidad sin un mínimo de esfuerzo. Pasión.

Terminamos por darle vida a la vida.

¿Qué más queremos ahora?

-Camila Acosta

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡No te olvides de dejar tu comentario!